Un paciente con hiperhidrosis axilar suda de 4 a 5 veces más que una persona que no lo padece, por lo que en esta época del año y dependiendo de su zona de residencia esto puede interferir a la hora de realizar muchas actividades cotidianas.

Se estima que la prevalencia de hiperhidrosis llega hasta el 2,8% de la población

La hiperhidrosis afecta en especial a las axilas, las palmas de las manos, las plantas de los pies y, en ocasiones, a la cara y el cuero cabelludo. "La incidencia es mayor entre los adultos de 18 a 54 años, LA TOXINA BOTULINICA está indicada para la hiperhidrosis axilar primaria severa en aquellos casos donde los antitranspirantes de uso tópico han fracasado, y su efectividad es alta. "La satisfacción de los pacientes tratados por exceso de sudor axilar con toxina botulínica tipo A es evidente: el 89% está satisfecho con los resultados en la primera semana y hasta el 93% lo está en la semana 166"