Una nueva investigación publicada en la revista 'Journal of Neuroscience' se suma a un cuerpo de evidencia que sugiere que el estrés puede acelerar el deterioro cognitivo al final de la vida.

El estudio encontró que las ratas de avanzada edad con altos niveles de la hormona del estrés: corticosterona mostraron cambios estructurales en el cerebro y déficit de memoria a corto plazo.

La investigación sugiere que la forma en la que el cuerpo responde al estrés puede ser uno de los factores que influyen en la manera en la que el cerebro envejece.