La piel de un fumador envejece diez años y medio más de lo normal cada década, según se desprende del documento '+Belleza desde la salud', elaborado por la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) para ayudar a los profesionales del sector en el abordaje del tabaquismo.

Al dejar de fumar disminuye la acumulación de radicales libres y se logra revertir, "en parte", el daño provocado, por lo que la piel recupera su luminosidad, ha añadido, y ha revelado que la cuestión estética es una de las principales causas por las que los fumadores abandonan el tabaco.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Este sitio Web utiliza cookies. Los cookies son pequeños ficheros de datos que se generan en el ordenador del Usuario y que nos permiten conocer la siguiente información:
  • La fecha y la hora de la última vez que el Usuario visitó nuestro Web.
  • El diseño de contenidos que el Usuario escogió en su primera vista a nuestro Web.
  • Elementos de seguridad que intervienen en el control de acceso a las áreas restringidas.
  • Navegación del Usuario por nuestro Web.
  • El login del Usuario.
El Usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies, mediante la selección de la correspondiente opción en su programa Navegador. Aviso Legal