A pesar de la mala prensa que han tenido los lácteos en los últimos años,un estudio importante ha demostrado que el consumo de yogur y otros productos lácteos se asocia a un menor riesgo de aumento de peso y obesidad y de sufrir enfermedades cardiovasculares.

El consumo de lácteos mejora ciertos aspectos del síndrome metabólico: un grupo de factores de riesgo incluyendo dislipidemia, resistencia a la insulina, aumento de presión sanguínea y obesidad abdominal, que todos juntos incrementan notablemente el riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares

afirma el Dr. Arne Astrup, MD, DMSc/PhD, director del Departamento de Nutrición, Ejercicio y Deporte de la Universidad de Copenhagen.