Debemos tener claro muchos aspectos sobre el uso del Botox®, nombre comercial de una toxina botulínica.

  1. En primer lugar; es un medicamento que se usa en infinidad de especialidades médicas no relacionadas con la estética, por lo tanto, es un producto muy seguro; pero evidentemente debe ser usado por un profesional médico, ya que como cualquier medicamento, puede tener efectos secundarios.
  2. En segundo lugar; que el Botox®, en ningún caso produce hinchazón, como mucha gente cree.

Ese efecto de caras de globo, céreas, con boca de simio, no está producido por la toxina, sino por la SILICONA, producto totalmente prohibido, aunque algunos médicos la sigan usando por su precio económico, ya que con unos 4 ó 5 €, se puede rellenar casi toda una cara; eso sí , con el inconveniente de que el efecto es irreversible