Estas son las conclusiones de un artículo publicado en el último número de la revista Nature.

Empleando nanotecnología, científicos de diversos centros de investigación en Alemania y Estados Unidos han podido demostrar que el cloruro de sodio favorecería el crecimiento de leucocitos T dañinos asociados a ciertos tipos de enfermedades autoinmunitarias como la esclerosis múltiple.

El cuerpo humano se mantiene sano por un delicado equilibrio entre el sistema inmunitario. Un sistema inmunitario poco activo nos hace vulnerables a infecciones o a tumores, pero un sistema inmunitario excesivamente activo puede atacar tejidos sanos y provocar enfermedades autoinmunes como la diabetes tipo 1, la esclerosis múltiple o la trombocitopenia inmunitaria.