No todos tenemos las mismas necesidades.

Hay determinados compuestos que pueden dar efectos secundarios si se toman en exceso, por ejemplo la vitamina A se acumula en el hígado y pueden provocar cefaleas, náuseas, debilidad muscular, visión borrosa y problemas hepáticos;

el abuso de vitaminas del grupo B y C conlleva nerviosismo, insomnio y cálculos renales y el de vitamina E, hemorragias nasales, además de estar contraindicado en personas que toman anticoagulantes o antes de una intervención quirúrgica.
Un exceso de yodo puede provocar bocio e hipertiroidismo;
el exceso de selenio, caída de pelo, diarrea o apatía;
el de calcio, piedras renales;
el de potasio –suplemento muy popular en las dietas proteinadas–, úlceras, nerviosismo y depresión,
y el de sodio aumenta la tensión arterial.

El consumo profuso de los carotenos, fuente de vitamina A, asume los mismos males que el abuso de esta.

¿Y las isoflavonas? Son parecidos a los estrógenos naturales, por lo que no pueden ingerirse si hay riesgo de cáncer de órganos reproductores.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Este sitio Web utiliza cookies. Los cookies son pequeños ficheros de datos que se generan en el ordenador del Usuario y que nos permiten conocer la siguiente información:
  • La fecha y la hora de la última vez que el Usuario visitó nuestro Web.
  • El diseño de contenidos que el Usuario escogió en su primera vista a nuestro Web.
  • Elementos de seguridad que intervienen en el control de acceso a las áreas restringidas.
  • Navegación del Usuario por nuestro Web.
  • El login del Usuario.
El Usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies, mediante la selección de la correspondiente opción en su programa Navegador. Aviso Legal