Con las elevadas temperaturas se pierden muchas vitaminas a consecuencia de la sudoración, por ello, es muy importante introducirlas en la dieta.

El consumo diario de frutas y verduras ayuda a mantener el estado de defensas, protege el sistema cardiovascular, favorece el tránsito intestinal.

Las frutas y verduras contienen un 80-90% de agua, fibra, muchos minerales y vitaminas. Las vitaminas son necesarias para asimilar los alimentos que consumimos. La mayoría de vitaminas las tomamos con la alimentación, excepto la D, que se forma en la piel con la exposición al sol, las vitaminas K, B1, B2 y ácido fólico se forman en la flora intestinal.